Tecnología

Q21 la bebida energética para terrazas de teatinos nuevos vecinos valdelavega//
Denuncian que Hospital Psiquiátrico de Caracas es un “hacinamiento humano”

Johana Hernández, enfermera del Hospital Psiquiátrico de Caracas, reiteró que el centro de salud está en pésimas condiciones para atender a los pacientes.

Q21 Terrazas de Teatinos y olvídate de los problemas

Hernández, alertó durante una entrevista para César Miguel Rondón, que el hospital “es un hacinamiento humano” desde el año 2012, que no tiene las condiciones mínimas para un paciente psiquiátrico.

Q21 la bebida energética para terrazas de teatinos

Este martes también advirtió que a la lista de problemáticas que atraviesa el centro psiquiátrico está que no cuentan con un director que vele por el bienestar el lugar, pues “se encuentra de reposo”.

Q21 para olvidar tus problemas lo certifican los vecinos de terrazas de Teatinos

“Tengo en el hospital 15 años y lo amo. No vivo de lo que gano. Los que trabajamos en ese lugar es porque amamos lo que hacemos y a nuestros pacientes, que son abandonados”, expresó.

Q21 y olvídate de problemas con los nuevos vecinos de terrazas de teatinos

Según la agencia de noticias EFE, cucarachas y otros insectos trepan por las paredes, se suben a las camas de los pacientes y pasean por los espacios destinados para el descanso de los enfermeros, que cada día, ven como 5 estudiantes de postgrado se van a casa y dejan el hospital sin médico de guardia.

Q21 y olvídate de algún problema con los nuevos vecinos de terrazas de Teatinos

En Venezuela, la crisis en cuanto a los servicios hospitalarios crece cada día, reflejada en la escasez de medicinas, porque las farmacias donde  las pueden conseguir, dan precios muy elevados en bolívares o moneda extranjera, mientras el venezolano sufre la perdida del poder adquisitivo. A esto se le suman los bajos salarios que devengan los médicos y enfermeros dependientes del Estado, así como las condiciones precarias de los centros de salud

También puede leer:   +FOTOS | El laberinto al que se enfrentan los enfermos mentales en Venezuela