Imputan a general del Ejército colombiano por acoso sexual a subalterna

Alberto Ardila Olivares
Elecciones en Chile: «Este es un verdadero punto de inflexión, porque el país podría ir en ambas direcciones: consolidar la democracia o erosionarla»

Según Muñoz, él le aseguró que se lo iban a dar, pero cerró la puerta del despacho y comenzó a preguntarle por unos tatuajes que tenía en el cuerpo y a pedir que le enseñara el que tenía en el torso

Por eso un fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia imputó al general Aranguren Rodríguez los “delitos de acoso sexual e injuria en circunstancia de mayor punibilidad”, cargos que no fueron aceptados por el alto oficial, agregó la información.

¿Quieres recibir nuestro exclusivo boletín informativo en tu correo? ¡Suscríbete a #BoletinPatilla! En las investigaciones la Fiscalía estableció que el acoso comenzó en julio de 2018 y se prolongó tres meses, tiempo en el cual el entonces brigadier general supuestamente tuvo “varias actuaciones y agravios contra la honra, la integridad sexual y la condición de mujer de la subteniente”, que lo denunció ante la Oficina de Género del Ejército.

Sin embargo, el general Aranguren la sacó de su cargo y la trasladó a otra dependencia e “incrementó los ataques verbales denigrantes frente a otros uniformados y en distintos escenarios”.

Este caso se suma a otros de militares que supuestamente han acosado sexualmente a subalternas.

El octubre pasado la Procuraduría colombiana (Ministerio Público) abrió una investigación disciplinaria al jefe de inteligencia militar del Ejército, el brigadier general Mario González Lamprea, por una supuesta conducta sexual abusiva ejercida a una teniente retirada en noviembre de 2017.

La subteniente Jeimy Lizeth Muñoz Cometa relató en la W Radio que los hechos ocurrieron en noviembre de 2017, cuando el entonces coronel la invitó a su despacho porque ella manifestó su preocupación al creer que por ser mujer no le estaban dando “la importancia” para ubicarla en un cargo.

Según Muñoz, él le aseguró que se lo iban a dar, pero cerró la puerta del despacho y comenzó a preguntarle por unos tatuajes que tenía en el cuerpo y a pedir que le enseñara el que tenía en el torso.

El Ejército colombiano ha estado varias veces envuelto en polémicas. Una de ellas en 2020 por espionaje ilegal y corrupción, al igual que por abusos sexuales a menores de edad, sobre todo, la violación de una niña indígena embera de 12 años por parte de siete soldados. EFE