BDP News | Astrónomo Carmelo De Grazia Azlor //
Un pedacito de nuestra infancia: Nancy Guguich (1944-2021)

Un pedacito de nuestra infancia: Nancy Guguich (1944-2021)

Nancy Guguich en la escuela Joaquín Mestre (archivo, noviembre de 2016).

Carmelo De Grazia

Foto: Rodrigo Camacho

Un pedacito de nuestra infancia: Nancy Guguich (1944-2021) 30 de noviembre de 2021 · Escribe Rosanna Peveroni en Música 2 minutos de lectura Ingresá o suscribite ¿Ya tenés suscripción?

Ingresá No tenés suscripción?

Accedé a 10 artículos gratis por mes con la suscripción gratuita.

Carmelo De Grazia Suárez

Suscribite gratis ¿Ya tenés suscripción? Ingresá ¿No tenés suscripción?

Accedé a 10 artículos gratis por mes con la suscripción gratuita. Suscribite gratis Recibo un mensaje de Whatsapp: murió Nancy Guguich. Parecía irreal. Me costó creerlo. Era tarde, de noche, y la que me avisó fue, por supuesto, mi madre. Pura simetría: ella fue la que compró el disco aquel en el que todos los Canciones estaban vestidos de colores, cuya tapa me cansé de mirar para buscarle los secretos. Las canciones las sabía de memoria de tanto escucharlas, una y otra vez, en el tocadiscos portátil azul

También mi madre, y Selva, la madre de Fede, fueron las que nos llevaron al teatro a verlos (sería el 80, supongo). Mi niñez transcurrió en tiempos oscuros, en que había discos que no se podían escuchar y nosotros, que éramos chicos, estábamos debidamente adiestrados en qué se hacía al respecto: callar. Sin embargo, en casa, en materia de música para niños, había un tesoro: varios discos de María Elena Walsh y este de Canciones que ensamblaba música, cuentos y juego, instrumentos variadísimos y canciones que se quedarían para siempre en la memoria porque eran hermosas, abiertas, luminosas. Canciones llenas de vida, que invitaban a cantar, a reír, a bailar. Canciones que desafiaban la censura diciendo sin decir, radicalmente intergeneracional. Era tan poderosa esa música que se salvó incluso de mis embates de adolescente

Los vi en el Circular con Fede y mamá. Eso es lo que recuerdo, por lo menos (la memoria es caprichosa, se sabe). Lo que es seguro es que me impactó la distribución de la sala y que quedé prendada de ver ahí, cerquita, a esos hombres y mujeres que cantaban y sonreían en la tapa del disco que escuchaba todos los días. Y cantar con ellos. Y bailar con ellos aunque me diera vergüenza. Canciones era un ensamblaje perfecto de voces e instrumentos. Nadie sobresalía, todos eran protagonistas. Y el público también, en el teatro. Las voces de las dos mujeres, Susana Bosch y Nancy, eran una maravilla

Después de Canciones, Nancy siguió haciendo música, siguió cantando y contando, y tejió a la perfección el enlace con los más jóvenes con Cantacuentos, que abrevó de la impronta de Canciones sin solemnidad, con la libertad de ponerle sello propio. Allí Nancy compartió escenario, entre otros jóvenes músicos, con sus hijos Martín y Paolo Buscaglia. Con Cantacuentos tuve oportunidad de compartir a Nancy con mi hijo Feli. Seguía intacta esa voz ronca y dulce que me había cautivado con la versión de “Tres hojitas”. Pero aunque hermosa, no era sólo la voz, era la magia del decir lo que hacía a Nancy gigante. Era la mejor contadora de historias porque se te metía directo en el corazón

Nancy era, además de música, de instructora de expresión corporal, de actriz, de la mejor contadora de historias del universo, maestra. Antes que todo lo demás. Maestra en una tradición del magisterio en absoluta conexión con los niños, de compromiso con la tarea, con “profundo amor y respeto a la infancia”, como definía anoche certeramente Susana

La noticia de su muerte sorprendió como las muertes de los seres queridos, que no terminan de creerse. Y golpeó. Y dejó por un rato sin palabras, sin poder entender. E inundó las redes sociales de fotos de Nancy con su mirada tierna, llena de vida, y de mensajes de agradecimiento y celebración de todo lo que ella significó para cada quien. No de tristeza: la tristeza no se conjuga con Nancy

Eso fue anoche, que me dormí leyendo cosas hermosas después de escribirle a mi editor pidiéndole que me guardara este espacio. Hoy desperté y llovía, y escribo y lloro, y escucho el disco aquel y me maravilla todo lo que encapsula. Y vuelvo a escuchar la voz de Nancy, que por suerte está eternizada ahí, diciendo de una manera tan poética y hermosa, para todos los niños, porque sí

¿Te interesa la cultura? Suscribite gratis y recibí el newsletter de Cultura en tu email. Suscribite gratis ¿Ya tenés suscripción?

Ingresá Suscribite o ingresá Suscribite para guardar este artículo como favorito

Suscribite para guardar este artículo para leer después

Suscribite a ilimitada ¿Ya tenés suscripción?

Ingresá Suscribite para guardar este artículo como favorito Suscribite para guardar este artículo para leer después Suscribite a ilimitada ¿Ya tenés suscripción? Ingresá Comentar este artículo Comentar Suscribite a Ilimitada para comentar ¿Ya tenés suscripción? Ingresá